lunes, 30 de enero de 2012

Casos reales de exorcismos II

Para el siguiente caso tenemos que trasladarnos a la ciudad de Granada, en el barrio de Albaicín donde se produjo uno de los casos másmacabros que hemos encontrado. La poseída se llamaba Encarnación Guardia Moreno y los sucesos se produjeron el 1 de febrero de 1990. 


Debido a la insistencia de una tía suya Encarnación acude a una sesión espiritista con el curandero Mariano Vallejo “El pastelero”, que aseguraba como los demonios realmente intentaban apoderarse de su cuerpo, debido a ello la mujer empezó a darle vueltas al tema hasta el punto de notar algo ajeno en su interior , así la mujer decidió con el apoyo de dos de sus primas retomar las sesiones con “el pastelero”. Al día siguiente una de sus hermanas al ver que Encarnación no volvía a casa decidió ir en su busca junto al curandero, que le dijo que no era posible interrumpir la sesión, finalmente fue con su padre y se encontraron el cuerpo de Encarnación sobre el suelo desnudo y amoratado. La muchacha fue llevada rápidamente al hospital, donde se declaró su muerte, a partir de ello comienza una investigación policial que determino el macabro ritual que se le llevó a cabo donde la víctima fue obligada a beber una disolución de 250 gr de sal en agua, bicarbonato y aceite, que le produjo un estado de coma; además “el pastelero” le propinó una brutal paliza.


La ceremonia finalizó con la "expulsión del demonio" con ayuda de los familiares. Le destrozaron el recto con una barra de hierro y desgarraron con sus manos la vagina de la "poseída" para extraerle los intestinos, según ellos, para "desprender del interior de su cuerpo el engendro de satanás" lo que tuvo como resultado su fallecimiento. El juicio por su muerte tuvo lugar el 15 de enero de 1992, donde los acusados: “el pastelero” y sus primas reconocieron parte de los hechos. Fueron condenados a cinco años de prisión por sus actos.




Seguimos en España para hablarles de uno de los exorcismos más famosos e impactantes de los últimos tiempos. Se trata del exorcismo de Marta, que ha sido llevado a cabo por el Padre Fortea, un sacerdote reconocido por el Vaticano como exorcista, que en el momento del exorcismo estaba al frente de una parroquia de la Diócesis de Alcalá de Henares. El padre Fortea ha dedicado en su libro “Summa Daemoniaca” un capítulo a este aterrador caso posesión. 


La historia de Marta (nombre ficticio de la joven) comienza en 2001. La joven ingresa en el hospital aquejada de una extraña enfermedad que la tiene al borde de la muerte durante varios días. La madre de la chica, María, mujer muy creyente, se pasa horas rezando a su lado para que su hija no se muriera .Marta se pone bien y vuelve a casa. Pero lejos de restablecerse la normalidad, en el hogar comienzan a suceder multitud de fenómenos extraños.Una noche, madre e hija estaban en el salón viendo la televisión cuando al parecer María vio a la niña elevarse en su butaca a un metro del suelo mientras mantenía los ojos en blanco. Marta supuestamente levitaba. A partir de este momento, a la madre no le quedó la menor duda de que su hija estaba poseída por el demonio y empezó a buscar ayuda desesperadamente, pero ni médicos ni sacerdotes quisieron hacerse cargo del problema.


El tiempo pasaba y Marta estaba cada vez peor. Cuando la madre rezaba, Marta se comportaba de manera hostil hacia ella, insultándola con una extraña voz, e incluso llegando a agredirla. A parte en la casa sucedían cada vez fenómenos más extraños. Muebles que se movían, objetos que se caían al suelo sin motivo aparente etc. 




Un día, María vio por la tele una entrevista en la que el Padre Fortea hablaba de temas demoníacos con total naturalidad y entonces, se puso en contacto con él para tratar de solucionar de una vez por todas, los problemas de su hija. Cuando Fortea escuchó lo que le pasaba a la niña, no tuvo la menor duda de que esta estaba poseída por el demonio. Semanas más tarde comenzaron las llamadas sesiones de oración, en las que Fortea trató a Marta para liberarla de los demonios que “habitaban” en su cuerpo. Lo que al principio le pareció al sacerdote un caso fácil, se prolongó durante varios años, en los que Marta acudía periódicamente a sesiones de exorcismo con el padre Fortea. Al parecer, en cada sesión eran expulsados varios demonios, pero entraban otros. El exorcista no conseguía dar una respuesta a esto. Según cuenta en “SummaDaemoniaca”, un chico que iba en clase de Marta y la deseaba, podría ser la causas de estos hechos. Este, al parecer seguía conductas satánicas e invocaba a espíritus malignos para torturarla ya que no conseguía poseerla. 


Pasaron semanas y meses, y paulatinamente los demonios fueron saliendo del cuerpo e la joven. Todos menos uno. Fortea cuenta que Zabulón seguía en el interior de Marta. Parece ser que es uno de los demonios más fuertes, o como el dice “uno de los peces gordos del infierno, de los que cuesta mucho sacar.” Todo se estaba alargando demasiado para el sacerdote. Hasta que en una de las sesiones, hablando con el demonio, este le dijo “Quiero salir” Fortea no entendía nada. El maligno quería salir, pero no salía. Siguió haciendo preguntas, y aún fue mayor su desconcierto cuando al preguntar porqué no salía, el demonio le respondió: “Dios no me deja”. En “Summa Daemoniaca” el exorcista relata su confusión y desconcierto ante esta situación. Cuenta como llevó a Marta al frente del sagrario para intentar ejercer en ese lugar una mayor presión sobre el diablo, y obtener una respuesta. Esto le dio resultado. Fortea ordenó en nombre de Jesús al diablo que le dijera por qué Dios no le dejaba salir. El demonio musitó cuatro sencillas palabras: "Para que se conciencien". De pronto todo tenía sentido. El demonio estaba sufriendo desde hacía meses, él quería salir. Pero Dios no le dejaba salir todavía porque estaba usando este caso para comenzar un proceso para concienciar a la gente. Para que la gente se concienciase de que el demonio existía, de que existían en el siglo XXI las posesiones y que la Iglesia tenía el poder de exorcizar.



Desde entonces el padre Fortea ha invitado a las sesiones de exorcismo a profesionales, periodistas y psiquiatras, para que dieran testimonio de la existencia de Satanás. Un grupo de reporteros de “ El Mundo TV” ha hecho una grabación de lo que sucede en una de las sesiones de exorcismo realizadas a marta en los bajos del templo madrileño. Las imágenes son aterradoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada